Emma Jauch

Poeta y artista plástica nacida en la comuna de Constitución el año 1915. Sus papás vivían en Empedrado, por lo que se crió en casa de sus abuelos maternos en Constitución, entre tías y tíos. La encargada de su crianza fue su tía Esther.

Leía libros escondida, porque no estaban permitidos para los más chicos de la familia.

Sintió de pequeña fascinación por lo literario. Su tía tenía una libreta grande en la que pegaba todos los recortes de diarios y revistas que le llamaban la atención. Ahí conoció la poesía de Iris, una intelectual chilena que abogó por el reconocimiento de las mujeres en distintos ámbitos de nuestro país.

Su tía Esther fue una gran influencia en su vida, pues también fue quien le regaló su primer libro y, siendo pequeña, se enteró que su tía era un personaje del cuento de Mariano Latorre, un escritor maulino muy importante.

Cuando tenía 12 años supo de un encuentro poético con Pablo de Rokha, más no la dejaron ir. Sin embargo, se consoló leyendo sus poemas a escondidas. Otro de sus poetas favoritos era Jorge Gonzalez Bastías.

Cuando creció, la mandaron a terminar sus estudios al internado 3 de Santiago, ahí conoció a una bibliotecaria encantadora que facilitó su acceso a un universo de libros. i

En esa época la única opción para una mujer que quería estudiar era el profesorado o la casa, así que entró a estudiar al Pedagógico de Santiago. Ahí encontró su camino, la revelación de su verdad: en el departamento de  dibujo y caligrafía. Quería dedicarse al arte. A pesar de la burocracia, logró entrar a estudiar a escondidas de su familia,  dibujo y además tomó un curso de afiches que cursaba en las tardes. Alentada por su  profesora, supo que podía hacer muchas cosas más con su vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.